Pruebas durante el embarazo



Si estás embarazada o lo estás buscando y te sientes algo perdida en cuanto a pruebas médicas se refiere, no te preocupes, todas hemos pasado por eso y aunque es algo que a nadie le gusta, es necesario y nada del otro mundo. Además de las pruebas que tendrás que realizarte, tendrás que acudir cada cierto tiempo a tu ginecólogo para que te realice unas observaciones y poder llevar un seguimiento para confirmar que todo va perfectamente.

Tras las 6 u 8 semanas desde que tuviste la primera regla deberás ir al médico para que te ponga en contacto con obstetras, matronas y ginecólogos pertinentes. Son muchas las pruebas a realizar durante los nueve meses de embarazo por lo que vamos a dividirlas por trimestres. Durante el primero de los trimestres, más concretamente entre la semana 10 y 14, deberás someterte a una ecografía de translucencia nucal, que sirve para detectar posibles anomalías cromosómicas en el feto, por lo que es de vital importancia y el procedimiento es muy similar al de una ecografía normnal, por lo que no debes temer ningún tipo de dolor. Una vez por trimestre deberás realizarte un examen de orina y sangre y en cada visita que realices al ginecólogo te someterá a una exploración, controlará tu peso así como la tensión. La primera ecografía, la temprana, se realiza entre las semanas 6 y 11, el Screening bioquímico tiene lugar entre las semanas 9 y 11 y nos permitirá saber si nuestro feto tiene algún tipo de malformación. Por último, la llamada biopsia corial entre las semanas 10 y 12 y consiste en el análisis de un pequeño fragmento de placenta, y para ello se introduce un catéter desde la vagina.

Durante el segundo trimestre, durante la semana 14 y 16 deberemos someternos a un Triple Screeening y a una Alfafetoproteína, ambas son pruebas sanguíneas, mientras que la primera sirve para detectar problemas cromosómicos, la segunda se utiliza para establecer una correlación entre dos proteínas diferentes. No obstante, la amniocentesis que también se realiza en el mismo periodo de tiempo, ofrece un diagnóstico definitivo sobre las cromosomopatías, aunque no siempre se realiza dichas prueba. En la semana 16 se lleva a cabo la cordocentesis, una prueba para detectar malformaciones cromosómicas y que consiste en realizar una punción en el abdomen, pero siempre bajo control ecográfico y tras aplicar anestesia cutánea. En la semana número 20 se realiza una ecografía de nuevo y por último, ente la semana 24 y 28 se realiza en test de O’Sullivan, el cual sirve para detectar, en caso de que exista, la diabetes gestacional.

En la recta final del embarazo, deberemos realizarnos otra ecografía entre las semanas 28 y 37 y como sabes, no es nada doloroso. A partir de la semana número 35 deberás realizar un cultivo vaginal para detectar las posibles infecciones de estreptococo, las cuales pueden ser transmitidas al feto en el parto, el procedimiento es totalmente indoloro y muy sencillo, simplemente se toma una muestra a través de un bastoncillo. Por último, a partir de la semana número 40 se realiza una monitorización digital, para controlar el desarrollo cardíaco del bebé y las contracciones de la madre, se realiza cuando el momento del parto está cerca y tiene una duración de unos 20 minutos.

Ahora que ya conoces todas las pruebas no tienes nada que temer, asegúrate de realizar todas las necesarias para que tu parto sea lo más saludable posible y que tu bebé nazca sin problemas.