Las temidas rabietas y lo que los padres primerizos deben saber sobre ellas.



Los padres primerizos han oído hablar, posiblemente bastante, de las rabietas de los niños, incluso es posible que hayan presenciado alguna en algún momento y muchos de nosotros, seguro que hemos llegado a pensar que eso, lo atajábamos nosotros, pero la realidad es que las rabietas de los niños, no son tan fáciles de sobrellevar, si no te armas de valor, paciencia y posiblemente buenos consejos.

padres primerizos y rabietas de los niños 1

Los padres primerizos deberán aprender a intentar calmar las rabietas de los niños.

Fuente: El blog de Rosabel.

 

Las rabietas, es la forma que tienen nuestros hijos, de mostrar que están enfadados porque no se salen con la suya, porque no consiguen algo que quieren o simplemente porque quieren llamar nuestra atención por cualquier motivo. Son situaciones muy incómodas para todos los padres, quizás especialmente para los padres primerizos, ya que de repente, en un abrir y cerrar de ojos, todo se tuerce y sucede la explosión. Y ¿qué hacemos entonces?. Pues frente a las rabietas debemos aprender a mantenernos serenos y actuar para atajarla, esta y futuras.

padres primerizos y rabietas de los niños 2

Los padres no debemos perder la paciencia frente a las rabietas de nuestros hijos.

Fuente: vidaestilo.terra.com.br

 

¿Cómo debemos actuar los padres primerizos frente a las rabietas de los niños?

  • Lo primero y principal que los padres debemos ser conscientes, es que somos adultos y nosotros sí que debemos saber controlarnos. Así que frente a una rabieta, hay que estar sereno y mantener la calma.

Sí, a veces va a ser duro y complicado no estallar, pero hay que trabajar en poder, porque la paciencia nos traerá mejores resultados como bien apuntan los expertos.

Nuestra misión como padres, es intentar que nuestro pequeño salga del estado en el que está y empiece a calmarse, si nosotros no estamos calmados, lo empeoraremos. Por lo tanto, no le grites, no le pegues y no le fuerces.

 

  • Debemos ser conscientes, que no siempre podremos darle todo y menos para atajar una rabieta. Con lo cual, una rabieta no debe ser motivo para que el pequeño consiga lo que está pidiendo. Con ello no queremos decir que no debamos dárselo, en el caso de que tuviera razón, porque con una rabieta la pierde, sino que, no se lo deberemos dar mientras no esté calmado.

 

  • La mayoría de expertos, aconsejan que mientras los niños estén en este estado de exaltación que produce una rabieta, es mejor ignorarles y no hacerles caso, no obstante, no está de más, hablarles dulcemente de vez en cuando, para que sientan que en cuanto se calmen, nosotros vamos a estar allí para atenderles.

 

En todo momento deben saber que nosotros vamos a estar con ellos siempre.

padres primerizos y rabietas de los niños 3

 Controlar una rabieta no es fácil para los padres pero se puede.

Fuente. Pixabay.

 

  • También, frente a esta situación, siempre desde la calma, los padres primerizos deberemos hacer ver a nuestro hijo que esta es una situación que nos desagrada y que nos sentimos mal, pero el hecho de que su rabieta sea algo que no queremos, no hace que nosotros chillemos ni peguemos.

Nosotros somos su ejemplo, recordad que de nosotros aprenden.

 

  • Algunas veces, los padres, conociendo a nuestros hijos, podremos anticiparnos a las rabietas, con lo cual, mediante el diálogo, intentando explicarles las cosas, estaremos potenciando que pueda entendernos y no explote con una rabieta.

Frente a estas situaciones, recordad que esta es una de las maneras de expresarse, que tienen los niños y que no están haciendo nada malo, sólo intentando conseguir sus propósitos de la manera menos apropiada y para eso estaremos nosotros, para ayudarle a que sepa pedir las cosas desde el respeto y la calma.

Ser padres no es tarea fácil, pero es la mejor tarea que tendremos jamás. Así que ánimo superpapás.

 

¿Os habéis enfrentado ya a alguna?