Cómo enfrentarnos los padres a las rabietas de los niños



Enfrentarnos a las rabietas de los niños es posiblemente para los padres algo de lo más complicado con lo que nos solemos topar, hasta el punto de que en determinadas ocasiones pensamos que de un momento a otro nosotros mismos vamos a perder el control e incluso es probable que nos entren unas ganas horribles de desaparecer o ponernos a llorar pero eso no va a ayudar demasiado y aunque es posiblemente una de las tarea difícil con la que nos toparemos, los padres podemos aprender a manejarlo.

consejos-para-padres-primerizos_-aprender-a-gestionar-las-rabietas-de-los-ninos-0

Es probable que frente a una rabieta los padres deseemos desaparecer o estemos a punto de perder el control

Las rabietas es algo de lo más natural y suelen aparecer en niños que están en torno a los 2 años, momento en el que están aprendiendo que no siempre pueden salirse con la suya y se topan con que en muchas ocasiones los papás tenemos que decirle que no cosa que a los pequeños es posible que les  disguste y se quieran oponer pero como no saben expresar cuanta frustración les llega a provocar debido a que su lenguaje y vocabulario aún es escaso, su forma de decirnos lo descontento que está será mediante gritos, lloros, pataleos y todas esas otras cosas que los niños hacen cuando aparece la temida rabieta.

consejos-para-padres-primerizos_-aprender-a-gestionar-las-rabietas-de-los-ninos-1

Las rabietas es la forma que tienen los pequeños de expresar lo que sienten cuando los padres les decimos que no

 

Frente a esta situación de la rabieta los papás antes de perder el control (qué además lo que hará posiblemente es empeorar la situación) deberemos según el psicólogo Ramón Soler:

  1. Los padres debemos ponernos en el lugar del pequeño y no ignorarle para no causarle mayor frustración ya que una rabieta no es sinónimo de que el niño sea un malcriado, caprichoso o manipulador sino más bien que el niño está enfadado y no sabe comunicárnoslo de otra manera. Nuestro hijo empieza a pensar por sí mismo.
  2. Anticiparnos a las rabietas previendo que situaciones pueden crearla e intentar distraerle de alguna manera, antes de que explote veremos unas señales que indican que está cerca de que pueda suceder
  3. Ser flexibles y ver si en realidad no puede ser o es por el contrario una cabezonería de los papás (qué debemos reconocer que también las tenemos). Debemos trasmitirles normas que tengan sentido práctico como las de seguridad, convivencia y respeto, por lo demás están en una etapa en la que deben experimentar.
  4. Favorecer y potenciar la comunicación del pequeño para con nosotros para intentar que nos explique  y llegar a comprender esas cosas que pueden desencadenar en esta situación.

consejos-para-padres-primerizos_-aprender-a-gestionar-las-rabietas-de-los-ninos-2

Padres e hijos juntos pueden aprender a resolverlo sin necesidad de perder la paciencia

  1. Hablarles bien y calmados a los niños intentando explicar porque no puede ser (en ocasiones posiblemente no consigamos que lo entiendan pero vamos encaminados para que poco a poco sí lo hagan)
  2. Buscar alternativas a la causa que ha hecho que apareciera la rabieta (esto es lo que se llama el plan B).
  3. Gestionadlo en pareja o incluso cuando uno no pueda más, antes de estallar que le de paso al otro para seguir con la estrategia.
  4. Armarnos de paciencia, respirar y no dejarnos llevar al lado oscuro. Piensa que lo que ven es lo que aprenden, con lo cual a la hora de resolver un conflicto conforme vaya creciendo lo hará como haya visto que vosotros lo hacéis.

Vosotros podéis ;)