Archivo Diario: 06/07/2017


¿Qué puedo hacer para que mi bebé duerma bien las noches de verano?

El calor en las noches de verano puede hacer que los bebés estén más incómodos a la hora de dormir e incluso puede provocar que duerman más poco y se despierten más veces de lo habitual y si esto sucede, durante el día, al no haber descansado lo suficiente, el bebé esté cansado y por lo tanto estén más llorones. A todo esto se uno el hecho de que es esencial que un bebé duerma bien por la noche, debido a que un buen descanso favorece su salud y también su crecimiento, así que si a tu bebé las noches de verano no le sientan demasiado bien y el calor le impide dormir, aquí van unos consejos para que podamos ayudarle. El calor en las noches de verano puede hacer que tu bebé no descanse correctamente. ¿Qué pueden hacer los papás para favorecer el sueño de su bebé y aliviar el calor que suele hacer durante el verano por la noche? 1- Aunque lo mejor para que el bebé consiga dormir cómodamente es conseguir que la habitación esté a una temperatura de entre los 19 o 22 grados, los papás tienen que ser precavidos en como lo consiguen. Sí se puede usar ventiladores, aire acondicionado o dejar la ventana abierta en caso de que en la calle se esté a una temperatura agradable, no obstante, antes de hacerlo, hay que asegurarse de que no le de directamente al bebé ninguna corriente. La temperatura óptima para que el bebé duerma cómodamente está entre los 19 y 22 grados aproximadamente según las recomendaciones de muchos pediatras. La solución que algunos pediatras suelen dar a los papás para conseguir la temperatura óptima en la habitación donde duerma el bebé es refrescar la habitación antes y si posteriormente siguiese siendo necesario un ventilador o el aire acondicionado, ponerlo flojito y repetimos, evitando que le de directamente al pequeñín. 2- Usa sábanas 100% algodón para la cuna del bebé, le aportarán una mayor comodidad, traspiran y serán suficientes para protegerles de alguna corriente. El algodón es un tejido fresco que favorecerá su sueño durante los meses de más calor. 3- Su pijama, un elemento también esencial. Este, al igual que ocurre con las sábanas es mejor que sea de un tejido transpirable, el 100% algodón es el ideal, pero además tiene que ser una prenda que sea cómoda para el bebé que permita al bebé moverse bien y no le apriete o le venga grande en exceso y cuantas menos costuras o botones tenga mejor. Estos tres consejos puede decirse que son esenciales para que los papás ayuden a tener un buen descanso a los bebés, seguramente hay otras, pero si conseguimos llevar a cabo estas tres el calor de las noches de verano, no podrán con el sueño de nuestro bebé tan fácilmente.


Leer más 
Usamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Por favor, revise nuestra Política de cookies
Aceptar
x