Archivo Diario: 25/02/2016


3 recetas diferentes y divertidas para que los niños coman lentejas.

Generalmente todos los padres sudamos horrores para que los niños coman unas lentejas y la cuestión es que en la mayoría de los casos que hemos visto, se resisten a probarlas pero luego no les disgusta. Las lentejas no tienen popularidad, son como la oveja negra de los platos de cocina, pero la realidad es que todo es fama, las lentejas son un plato excepcional, que pueden estar riquísimas y que además aportan muchas ventajas. El hecho de que los niños no se atrevan a probarlas es más probable que pueda ser por su aspecto que por su sabor, así que hoy os damos tres ideas diferentes y divertidas para preparar unos platos de lentejas para los niños. Hamburguesas de lentejas Las hamburguesas de lentejas son una alternativa diferente y más divertida para presentar a los niños. Fuente: recetasdecocina.info   Este plato además de ser muy saludable y nutritivo tanto para los padres como para los niños, puede convertirse en una forma perfecta de disfrutar de una comida o una cena. Su elaboración es sencilla de hacer y las hay que llevan los ingredientes básicos (lentejas, harina de garbanzos, cebolla, ajo, sal y perejil) y otras en las que además de esto se le añaden trocitos de pimiento rojo, o de zanahoria u otros vegetales. Si os animáis a hacerlas, podéis leer una receta muy sencilla aquí. Lasaña de lentejas. La lasaña de lentejas, otra versión de las lentejas que sorprenderá a los niños. Todos los padres solemos triunfar cuando preparamos para comer una buena lasaña ¿por qué no probar a reinventar este plato con lentejas? En esta ocasión, la dificultad no es tampoco muy alta aunque sí es cierto que el tiempo de elaboración es mayor. En el blog de 500 recetas nos proponen una forma sencilla de prepararla que podéis ver desde aquí. En base a ella y dependiendo de los gustos de los niños, podemos o no añadir algún ingrediente extra más. Albóndigas de lentejas Las albóndigas de lentejas, una plato diferentes para los niños que les puede resultar divertido y sabroso. Las albóndigas gustan a la mayoría de los niños, es un plato que comen bien y que podemos cocinar de distintas maneras: con tomate, con un guiso de patata o como se nos ocurra y que además tampoco son complicadas de hacer para los padres. Podéis ver una idea de cómo prepararlas aquí. La cuestión es que frente a una negativa de los niños para probar ciertos alimentos, nosotros como Convertirte en padre tenemos que tener la capacidad de reinventarlos para que nuestros hijos se atrevan a probarlo y su organismo se aproveche de las ventajas de comer bien, variado y sano.  


Leer más 
Usamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Por favor, revise nuestra Política de cookies
Aceptar
x