Archivo Diario: 20/04/2015


4 frases que eran divertidas y juraste que no dirías hasta que te convertiste en madre

Convertirnos en madres nos cambia, esto es una verdad más grande que una casa. Desde el primer momento que empezamos a sentir que una preciosa cosita empieza a crecer dentro, comienza nuestro proceso de transformación: en el modo que vemos las cosas, en el modo que vivimos, hasta incluso en nuestra manera de comer. Todo cambia y lo hace porque queremos buscar lo mejor para nuestro bebé. Y desde el momento que nace hasta que dejemos de existir, nuestro principal objetivo es estar ahí para ellos, para lo bueno, para lo malo, para decirle lo que les gusta y también lo que no. Os ha pasado con vuestras madres y a vuestros hijos les pasará con vosotras. Así que sí, muchas de las cosas que cuando sólo eráis hijos dijisteis que no haríais o diríais, sucederá, y en algún que otro momento las diréis por primera vez y alguna que otra vez se repetirán. La metamorfosis de la madre, está en marcha. Convertirnos en madres, un proceso de transformación que empieza en el embarazo.   Existen una serie de frases típicas que son universales para todas las madres, que en un momento concreto de vuestra vida las habéis escuchado y que vuestros hijos también es muy probable que las lleguen a escuchar, y entonces ocurrirá, una luz se encenderá en vuestro cerebro y diréis: “ahora sí que sí, hablo igual como mi madre”. Un momento que si lo pensáis, es bastante divertido… Convertirnos en madres es algo precioso y también tiene sus grandes momentos divertidos. Pero, ¿cuáles son esas frases típicas de cuando nos convertimos en madres?. Pues aquí os dejamos algunas de ellas. ¡Porqué lo digo yo y punto!. Sí, sabemos que pensáis que es una frase horrible, que no la diréis en la vida, que razonaréis con vuestros hijos hasta el final (y es lo ideal), pero las probabilidades de que esto se cumpla, crecen exponencialmente conforme nuestros hijos empiezan a dialogar y rebatir todo lo que decimos. Y es que nuestros pequeños, se las saben todas. Son listos, muy listos y llega un momento que saben dejarte sin argumento y ahí va, la sueltas. Muy a tu pesar, la has dicho y no tiene vuelta atrás. De nuevo, esta frase típica de madre ha pasado a una nueva generación. Generación tras generación, así acaban pasando las frases típicas de madre.   No tires la comida, hay niños que no tienen que comer. De esta frase típica de cuando nos convertimos en madres, tiene múltiples variaciones, pero todas giran en torno a esto. ¿Qué madre no ha dicho esto alguna vez a sus hijos con la intención de que coma más, aprenda a valorar lo que tiene y además crezca con unos valores solidarios?. Cuándo éramos pequeños podía llegarnos a molestar que nos dijeran esto, pero ahora que somos madres, tiene todo el sentido ¿no creéis?.   Si lo busco yo y lo encuentro, ¿qué te hago?. También esta frase puede sufrir ligeras modificaciones, dependiendo de las zonas de procedencia de la oradora, pero es bastante posible que al convertiros en madres la lleguéis a decir.   Voy a contar hasta tres. Uno, dos y… Todas las madres sabemos llevar las cuentas muy bien, eso es más que evidente, pero muchas veces nos quedamos estancadas entre el 2 y el 3. Una vieja fórmula para que nuestros hijos nos obedezcan que, inicialmente puede tener resultado, pero con el tiempo, puede ir perdiendo credibilidad, y que suele ser predecesora de constantes peticiones en que hagan una determinada cosa como por ejemplo recoger los juguetes después de jugar. Cuidado con lo que decimos, que luego hay que cumplirlo para que nos tomen un poco enserio. Si les dices que si no recogen los juguetes acabarán en la basura, a ver dónde los escondemos para que no nos pillen el farol.   Aprender a vivir con un poco de desorden es algo que cuando nos convertimos en madre tenemos que sobrellevar.   Son muchísimas más las frases de madres que van por ahí pasando de unas a otras, el origen nadie lo conoce, no se sabe si pasó de una madre al resto, o se dieron simultáneamente en distintos sitios a la vez, lo que sí podemos afirmar es que se repiten generación tras generación, y que cuando las escuchamos suenan diferente a cuando las decimos, pero aun así, es cosa de madres. Ser madre es toda una experiencia y como bien decían nuestras madres (también frase típica), cuándo seas madre lo entenderás. A pesar de todo esto, no importa la edad que tengáis, no olvidéis recordar a vuestras madres, cuanto las adoráis. ¿Nos contáis que frases decían vuestras madres que alguna vez habéis llegado a decir?


Leer más 
Usamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Por favor, revise nuestra Política de cookies
Aceptar
x