Archivo Diario: 12/09/2014


Los padres ¿nacen o se hacen?

Muchas veces, al convertirnos en padres hace que tengamos dudas de cómo lo vamos a hacer y miedos de si seremos capaces de ser unos buenos padres. ¿Os ha pasado?. A mí sí que me ha pasado, y con el tiempo he aprendido a darme una respuesta sobre si los padres nacen con la llegada de nuestros bebés, o se hacen con el día a día. El que podamos llegar a ser buenos padres es algo que va a depender mucho de nosotros. Fuente: Bebesencamino.com   La respuesta sobre si los padres nacen o se hacen no nos la va a dar nadie. Nos encontramos por el camino mucha gente, especialmente de la que nos rodea, dispuesta a ayudar, a compartir sus experiencias con nosotros, a regalarnos miles de consejos y a brindarnos muchas de sus recetas para ser unos buenos padres, es lo que hicieron con ellos cuando se convirtieron en padres y es lo que ellos hacen con nosotros con la llegada de nuestro bebé, pero esto, muchas veces lejos de ayudarnos, nos confunde. Convertirnos en padres siempre viene con un montón de consejos y vivencias ajenas, y los padres miramos, asentimos y callamos. Fuente: nombresconsignificado.com   ¿Por qué nos puede confundir el hecho de que quieran compartir con nosotros sus consejos de cuándo se convirtieron en padres? Sencillamente porque tal vez, y solo tal vez, la manera que nosotros decidimos que queremos criar a nuestros bebés, es totalmente diferente a la que ellos lo hicieron. No obstante, no os molestéis cuando os lo digan, el saber no ocupa lugar, y de esos pequeños consejos posiblemente podáis readaptarlos y crear vuestras propias experiencias y seguro que no fracasaréis como padres. Estoy casi segura de que vamos a descubrir que somos unos padres geniales, no perfectos.   Con todo esto, la respuesta de si un padre nace o se hace, ya casi la tenemos. Al menos como yo lo veo. ¿La habéis descubierto?. Posiblemente sí porque es sencilla. Un padre nace, pero sobre todo se hace. Nace porqué surge con la llegada del bebé a nuestra vida pero no basta solo con esto, así que un padre especialmente se hace: Día a día con las experiencias como padre. En cada situación aprendiendo sobre las necesidades del bebé. Reconociendo cada llamada, cada llanto y cada sonrisa del pequeño. Aprendiendo a compartir los momentos madre, padre e hijos. Aceptando los errores y aprendiendo de ellos. Siendo conscientes de que no podemos ser unos padres perfectos.   Ser padre es evolucionar, es hacerse de las situaciones y vivencias, y es sobretodo querer serlo y amar con locura a esa pequeña personita.   Así que, algo que me costó mucho descubrir cuando nos convertimos en padres por primera vez, es que la perfección no existe. No la busques, que no sea tu principal objetivo. Porque lo que realmente debemos perseguir es aceptarnos con nuestros pequeños errores y aprender de ellos, ya que serán los que nos ayudarán a evolucionar como padres y a ser sin duda unos grandes padres.   En definitiva, un padre puede nacer pero sobre todas las cosas se hace, aprende y crece conforme lo hace nuestro bebé. Nadie es perfecto, no lo olvidéis, pero sí podemos ser los mejores padres que nuestros hijos pueden tener. No tengáis miedo y disfruta de ser un papá en prácticas. El resultado será increíble.   ¿Lo intentamos?  


Leer más 
Usamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Por favor, revise nuestra Política de cookies
Aceptar
x