Archivos por mes: 02/2014


Ejercicios de mantenimiento durante el embarazo

Si buscas cuidar de tu aspecto físico durante el embarazo, deberás saber cuáles serán los trucos óptimos más efectivos para que puedas vigilar tu figura sin poner en peligro a tu hijo/a. Hay celebrities como Kate Middleton que han estado trabajando durante todo el embarazo de una manera constante, asegurando una pronta recuperación de un vientre plano y una silueta envidiable después del parto. Lo ideal sería que sigas manteniendo una vida activa, al menos que te indiquen lo contrario. Intenta caminar todos los días sin agobios, pero con un ritmo constante, realizando ejercicios que te ayuden a tonificar, sobre todo los músculos del abdomen, para el parto. Podrás hacer ejercicios que combinen la relajación y la tonificación muscular, como el yoga o el pilates para embarazadas. También realizar deportes ligeros tales como el tenis (si tu embarazo no es de riesgo) o la natación para embarazadas. Ahora encontrarás programas adaptados que te ayudarán a encontrar el deporte que se adapte a ti.


Leer más 

¿Hay vida sexual durante el embarazo?

El sexo no tiene por qué ser tabú durante el embarazo. Hay personas que prefieren no mantenerlo durante la etapa de gestación aunque hay diversos estudios que aseguran que la mujer durante el cuarto y quinto mes del embarazo, puede poseer una gran cantidad de libido y deseo sexual por su pareja. Aquellas personas que decidan no mantener relaciones sexuales durante el embarazo, podrán iniciarse en otras formas de amar, como los masajes o disfrutar de la compañía de la pareja mediante abrazos y besos, sin dejar de lado las manifestaciones afectivas con la pareja. Aquellas que quieran realizar el acto sexual durante la gestación,  deberán saber que no serán recomendables aquellas penetraciones que puedan resultar profundas, dañando al feto. Será la decisión de cada pareja, el esperar o seguir manteniendo relaciones sexuales parciales o completas. Si los embarazos son dolorosos o de alto riesgo el descanso será muy importante, por lo que estará totalmente desaconsejado.


Leer más 

Alimentos que serán buenos para el desarrollo del feto

Si has acudido a todas las consultas médicas propias del embarazo, seguro que el médico o el ginecólogo te han hablado del ácido fólico y la importancia de las proteínas y vitaminas durante el embarazo. Si quieres cuidar el feto durante el embarazo y ayudar a que todos sus órganos internos se desarrollen de la mejor manera posible para tener a un bebé sano, alíate al consumo de la avena y el salvado con frutas rojas, podrás agregar algo de leche de soja (proteínas de origen vegetal de alta calidad nutricional) para que el desayuno o merienda sea completo y disfrutar de lo mejor del sabor sin renunciar a una buena alimentación. Integra algas en tus ensaladas como el agar-agar, ya que tendrán bastantes propiedades beneficiosas para el bebé, teniendo un gran contenido de ácido fólico y elementos regenerantes y constructivos que harán que el bebé sea fuerte en el futuro.


Leer más 

¿Cómo adelgazar tras el parto?

Tras el parto será inevitable que durante un tiempo te quedes con la barriga y las caderas más amplias, generando quizás ansiedad por perder la línea. Lo primero que debes tener es confianza en ti misma y vivenciar los momentos que estás viviendo como algo totalmente natural y maravillosos, ya que en eso reside el poder de ser mujer, dar vida y poder vivir momentos tan especiales como esos. Disfruta de la maternidad y tu recuperación, respetando el tiempo de asentamiento del útero y después podrás comenzar con tu rutina de ejercicios que deberás combinar con una alimentación sana, basada en la dieta mediterránea y sus principios. Los ejercicios más recomendables serán aquellos basados en el pilates, así como los abdominales hipopresivos (ideales para recuperar el vientre plano, no tan agresivas como las abdominales convencionales), recupera el footing y tus caminatas diarias y volverás a tener la figura que tenías antes del parto.


Leer más 

¿Cómo recuperar el suelo pélvico después del embarazo?

Los músculos de la vagina y el suelo pélvico han sufrido un sobreesfuerzo después del parto, necesitándose alrededor de un mes o 40 días para su correcto asentamiento (ten en cuenta que el útero deberá volver a su forma original y eso llevará su tiempo) Hay personas que confían en los ejercicios de Kegel para el correcto asentamiento no tan sólo de la zona vaginal sino también de la vejiga y el recto, terminando con la incontinencia urinario o rectal que pueden llegar a sufrir algunas mujeres tras el parto. Otras mujeres también se alían a la utilización de las bolas chinas para generar un mayor fortalecimiento de las paredes vaginales, esto hará que las mismas se contraigan y se tensen, relajándose después con el vaivén y detenimiento de las mismas, haciendo que la vagina y el cuello del útero se fortalezcan. Diversos ejercicios como el pilates, te ayudará a generar mucha más fortaleza en la zona abdominal creando que te sientas como antes.


Leer más 

Técnicas de relajación para enfrentar el parto

El parto es una gran acontecimiento en la vida de una mujer, ¿pero cómo enfrentarse al parto sin que haya dolor ni ansiedad? Hay mujeres que trabajan el momento desde el primer minuto que saben que están embarazadas, apuntándose a clases de meditación o yoga, en las que puedan aprender a calmar la mente, sin menores esfuerzos, encontrando guías espirituales que les ayuden a serenarse y canalizar el miedo. Las mejores opciones también son los cursos profilácticos, con los que aprenderás no tan sólo a afrontar esta etapa sino también a reconocer tu cuerpo en todo su funcionamiento y respuestas ante el alumbramiento, conociendo cual será la mejor forma de respirar en el momento del parto, aprendiendo a relajar la musculatura del abdomen y la vagina. La relajación y la seguridad que esto causará harán que afrontes mejor el momento del parto, disminuyendo tu angustia y dudas acerca de este inevitable pero necesario trance.


Leer más 

Consejos para una buena nutrición en el embarazo

La nutrición en el embarazo es una parte muy importante a cuidar por cualquier embarazada, bien sea primeriza o no. Se deberá hacer hincapié en la utilización de una dieta mediterránea, tomando verduras de hoja verde (ricas en ácido fólico, esencial para el buen desarrollo del feto), pescados azules y carnes magras (como la de pollo o pavo), sin dejar de lado a los frutos secos como las almendras o las nueces, ricas en aceites esenciales y los hidratos tales como el arroz y las patatas. No olvides tomar una gran cantidad de frutas y si te apetece algún dulce, opta por hacerlo en casa antes que comprar algún tipo de bollo propio de fabricación industrial. Algunos de los platos para embarazadas que te ayudarán a generar un estado óptimo serán el salmón a plancha con marinados de limón y puré de patatas, los papillotes de merluza y verduritas salteadas o el estofado de pollo con brécol o una ensalada mixta que contenga tomates frescos, albahaca y queso fresco.


Leer más 

Cólicos y regurgitación en los bebés

El cólico del lactante, la regurgitación y el eructo son tres molestias típicas de este período, que suelen afectar mucho a los recién nacidos. El cólico del lactante es un problema que afecta a uno de cada cinco bebés a partir de la segunda o tercera semana y que suele prolongarse hasta finales del tercer mes. Se reconocen porque se producen todas las tardes, después de la última mamada o una hora después de haber dormido y comido. El bebé flexiona las piernas sobre su panza y mueve los brazos de una manera frenética; nada logra tranquilizarlo. Por su parte, la regurgitación se produce cuando el estómago se llena excesivamente, la leche asciende por el esófago y es expulsada por la boca. Esta molestia se puede deber a la inmadurez del cardias, la zona de paso entre el esófago y el estómago. El eructo se debe a que, durante la toma, el pequeño traga aire, que se acumula en el estómago junto con la leche. ¿Cómo aliviar el cólico del lactante?     Si el bebé quiere estar cargado, podemos mecerlo y pasearlo por la habitación.     Podemos realizar este masaje varias veces al día: apoyar los pulgares encima del ombligo y moverlos lentamente, dibujando un corazón.     Al darle el masaje podemos poner en el abdomen del bebé unos "trapos" tibios, esto lo hará sentirse mejor.     Sólo en los casos en que los cólicos producen crisis de llanto inconsolable, el pediatra puede prescribir un medicamento. ¿Cómo aliviar la regurgitación?     No hay que acostar al bebé inmediatamente después de la toma de leche.     En la época de la ablactación (mayor de 6 meses), el niño pasará a una alimentación más sólida y aunque la mamá lo siga amamantando es probable que esto disminuya el número de episodios de reflujo.     Con el paso de los meses la regurgitación tiende a disminuir hasta que desaparece. ¿Cómo prevenir el eructo?     Con una técnica correcta de alimentación.     Para que el niño no trague demasiado aire al mamar, debemos darle de comer en posición erguida.     Después de cada toma, para facilitar la salida de aire, lo mantendremos con la espalda ligeramente erguida ligeramente, inclinado hacia atrás. En todos los casos, es conveniente que, después de comer, le demos al bebé golpes suaves en la espalda para favorecer la expulsión del aire. ¿Eructa? Ponlo así Hay algunas posiciones que, en el caso de que el bebé trague aire, facilitan el eructo. Estas son algunas de ellas:     Sentado sobre las piernas de la mamá, pero en una posición semi-incorporada.     Boca abajo sobre las rodillas de la mamá.     En brazos, apoyando su estómago contra nuestro pecho.


Leer más 

Como bañar al bebé

Un regreso al seno materno, un alegre juego, una higiene necesaria. El baño es todo ello y muchas cosas más. ¿Cómo actuar para lograr que se sienta seguro y tranquilo? ¿Qué se necesita? Bañadera con base firme y segura Esponja de tela o de fibra natural Algodón Toallitas húmedas especiales para bebés Jabón, shampoo y crema para bebés Colonia sin alcohol Juguetes para el baño Una toalla suave, de preferencia con capucha que también la utilizaremos para secar el interior de los pliegues de su piel Una palangana para cambiar el agua Pañales Cepillo suave Tijeras chicas de puntas redondeadas ¡Al agua patos! A la hora de sumergir al bebé en la bañadera, una vez comprobada la temperatura del agua (aproximadamente 37ºC), debemos apoyar su cabeza en el hueco de nuestro brazo, sosteniendo al mismo tiempo la parte exterior de su hombro con la mano. Pasamos el otro brazo por debajo de su cola y lo sujetamos por el muslo. Luego sumergimos al bebé en el agua, empezando por los pies. Al lavarle la cabeza... El momento de lavar la cabeza es algo que a los niños no les hace mucha gracia. Para hacer esto sin problemas, debemos mantener al bebé en posición horizontal, apoyando su cabeza en el hueco de nuestro brazo. Después, le enjabonamos la cabeza con mucha delicadeza. Nos ayudamos con una esponja Para lavarle el resto del cuerpo lo mejor es recurrir a una esponja natural o de tela. Debemos limpiar con mucho cuidado todos los plieguecitos de su delicado cuerpo. Es muy importante que no hagamos en el agua movimientos bruscos, ya que el bebé podría asustarse y llorar. Una higiene completa Para lavarle la espalda, debemos tomar al niño por la parte exterior de su hombro, pasando nuestro brazo por delante de su pecho. Así se sentirá más protegido. Al sacarlo del agua... Finalmente, sacamos al bebe de la bañadera con mucho cuidado. Si colocamos una toalla sobre nuestro pecho, y la sujetamos con la barbilla, todo será mas fácil. Después, acostamos al pequeño sobre el cambiador o la cama y lo envolvemos en una toalla, que también utilizaremos para secar el interior de los pliegues de su piel. Mientras lo secamos, debemos mantener contacto con él. Así se sentirá más seguro.


Leer más 
Usamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Por favor, revise nuestra Política de cookies
Aceptar
x